Make your own free website on Tripod.com
Visual Rondo. Toda la información de música clásica en un CD-ROM
 
Gian Francesco Malipiero
(1882-1973)

       Nace en Venecia (Italia) el 18 de marzo de 1882 en una aristocrática familia de antigua tradición musical. En 1888 comienza a estudiar violín en Trieste, Berlín y Viena, regresando en 1895 a Venecia, donde ingresa en el Liceo musical B. Marcello, siendo alumno de Marco Enrico Bossi. En 1904 se licencia en el Liceo musical de Bolonia, donde había llegado siguiendo a Bossi. En esta época trabaja como colaborador de un compositor ciego discípulo de Wagner, del que según confesó Malipiero, aprendió todos los secretos de la orquestación. Sus estudios terminan en 1908 con una breve estancia en la clase de composición de Max Bruch en Berlín.

       Su técnica e inventiva es tan alta, que en 1913 presenta a un concurso en Roma 5 obras, con la que consigue los 4 primeros premios.

       Tras una breve estancia en París, vuelve a Italia en 1921, residiendo en Parma, donde enseñará composición en el Conservatorio. En esta época se involucra también en un movimiento para modernizar la música italiana, que desemboca en la fundación de la Corporazione delle Nuove Musiche.

       En 1932 obtiene un puesto de profesor de composición en el Conservatorio de Venecia, que llega a dirigir en dos fases (año 1939 y 1952).

       En 1938 es nombrado director del Liceo musical Pollini de Padua.

       En 1952 se retira a Asolo (Treviso), donde muere el 1 de agosto de 1973 a los 91 años de edad.

Estilo y obra

       El propio Malipiero nos guía en la comprensión de su música: si algo que haya compuesto tiene algún valor, ese algo debe buscarse entre los años de la primera guerra mundial. Y así es. En esta primera fase su despertar acontece con su asistencia al estreno de La Consagración de la Primavera de Stravinsky, que le hace renegar de sus obras anteriores. A pesar de ello, la entrega a la estética del ruso no es total, pues Malipiero siente también gran atracción por la música de Claude Debussy. Las obras posteriores son menos atrevidas, y tienen una gran influencia de la música italiana del renacimiento y el barroco.

Escritos

L'Orchestra. (Bolonia, 1920)
Teatro. (Bolonia, 1920)
I profeti di Babilonia. (Milán, 1924)
C. Monteverdi. (Milán, 1930)
La Pietra del bando. (Venecia, 1945)
Stravinsky. (Venecia, 1945)
Cosí va lo mando. (Milán, 1946)
Anton-Francesco Doni. (Venecia, 1946)
L'armonioso labirinto. (Milán, 1946)
A. Vivaldi. (Milán, 1958)

 
© Centro de Información de Música Clásica 1998-1999. Prohibida Toda reproducción Total o parcial aún citando procedencia.
 
 
Volver a la página anterior