Make your own free website on Tripod.com
Visual Rondo. Toda la información de música clásica en un CD-ROM
 
Cristóbal de Morales
(1500-1553)


       Cristóbal de Morales forma, junto con Guerrero y Victoria, la triada de oro de la mvsica renacentista española. Ningún compositor español del siglo XVI fue tan alabado en vida y durante doscientos años después de su muerte, como lo fue Morales, con apelativos como "excelentísimo Morales", "delicioso mvsico", "único, tanto en la composición como en el canto", "maestro magnífico" o "luz de España en mvsica" entre otros, puestos siempre en boca de importantes maestros de capilla, teóricos, poetas etc.

       Morales nació en Sevilla en 1500. Como sevillano y niño cantor de su Catedral, vivió un ambiente musicalmente refinado a lo largo de toda su juventud, y pudo aprender, quizá no directamente, de genios como Escobar y Peñalosa. En 1526 obtuvo su primer puesto de Maestro de Capilla en la Catedral de Avila, puesto que abandonaría en Febrero de 1529 por el similar en la Catedral de Plasencia, donde le doblaban el sueldo así como le daban otras facilidades en su trabajo, por ser ésta una diócesis mucho más rica que la de Avila. Fue Plasencia el lugar donde más en serio se tomó Morales sus atribuciones como Maestro de Capilla, obteniendo diversas prebendas y privilegios del Cabildo en respuesta a su excelente dedicación a las labores de enseñanza, apartado éste que solían descuidar los maestros de capilla de la época. Abandonó Plasencia en 1531, y tras unos años oscuros se incorporó al coro papal, en Roma, el 1 de Septiembre de 1535, el mismo día que el Papa Pablo III encargó a Miguel Angel que pintara el muro del altar de la Capilla Sixtina. Durante los diez años que duró su estancia en Roma, Morales llevó a cabo la publicación de varios de sus motetes en diversas antologías y también en esta forma algunas misas; viajó mucho con el Papa y visitó y trabajó en otras iglesias y territorios, como Nápoles. En 1544 publicó su Missarum liber primus. Morales abandonó Roma en 1545 en una situación financiera pésima, tanto, que tuvo que endeudarse inmediatamente en Toledo, donde ocupó el cargo de Maestro de Capilla de la Catedral desde Agosto de 1545 al mismo mes del año 1547. En Toledo no pudo cumplir bien sus obligaciones: su sueldo le impedía mantener bien a los aproximadamente 15 niños cantores que como Maestro de Capilla tenía a su cargo en su casa; los sucesivos préstamos se unieron a problemas de salud que arrastraba desde Roma. El Cabildo hubo de perdonarle varias deudas y concederle otros tantos préstamos y no sintieron su partida, dados los problemas que había causado su falta de habilidad en el cuidado de los niños. Morales tampoco sintió su marcha, ya que las condiciones de trabajo rebajaban las que había tenido en Roma como simple cantor. Desde 1548 a 1551 estuvo al servicio del Duque de Arcos en Marchena y en 1551 obtuvo el puesto de Maestro de Capilla de la Catedral de Málaga. En este puesto tuvo dificultades para manejar a sus cantantes y serias enemistades con la poderosa familia del anterior maestro de capilla; fue multado y reprendido varias veces por el Cabildo. Lamentándose de haberse establecido "en un lugar tan provinciano" trató de volver a Toledo, pero falleció antes de los exámenes, a los que había sido admitido con reservas. El 7 de Octubre de 1553 se reunió el Cabildo de Málaga; se felicitó al coro por sus recientes servicios pero no se mencionó al maestro; en lugar de ello, el arcediano leyó un simple anuncio oficial declarando vacante la maestría de capilla, ya que Morales - no el "estimado", ni el "venerable", ni el "excelente", sino simplemente "Morales" - había muerto.

(c) Emilio Cano Molina 1998.

 
© Centro de Información de Música Clásica 1998-1999. Prohibida Toda reproducción Total o parcial aún citando procedencia.
 
 
Volver a la página anterior