Make your own free website on Tripod.com
Las 800 biografías de esta site están incluidas en el CD de Visual Rondo98. ¡Sólo 995 ptas!. Pídelo 

Nicolo Paganini
(1782-1840)


       Nace en Génova el 27 de octubre de 1782 en el seno de una familia modesta, cuyo padre utilizó los recursos más crueles disponibles con la única finalidad de que su hijo Nicolo fuera un virtuoso del violín. Los estudios de teoría fueron confiados a A. Cervetto. En 1790 su desarrollo como compositor e intérprete le permiten estrenar su Sonata para violín y piano. En 1796 recibe las últimas lecciones de violín con Rolla en Parma.

       En 1801 concluye un ciclo de giras por toda Italia y se sumerge en el silencio durante 4 años. En 1805 reaparece en Luca (Italia) donde se hace cargo de la orquesta formada por la princesa Elisa Baciocchi. La falta de perspectivas artísticas y económicas de la localidad le hacen abandonar el puesto en 1809 para embarcarse en una carrera de virtuoso que le habrían de llevar por toda Europa y que le habría de proporcionar una de las mayores fortunas de la época y no poca fama de avaricioso. En 1824 contrae matrimonio con Antonia Bianchi, de la que nace un sólo hijo, Achille.

       En 1828 se establece en Viena, donde conoce a Frederick Chopin. En 1833 debe regresar a Italia aquejado de problemas nerviosos. En Parma se hace cargo de la orquesta del ducado, pero sus peticiones económicas y artísticas fueron un problema para los administradores, que rescindieron el contrato en 1836.

       Tras unos años finales de enfermedad en los que incluso perdió la voz, muere en Niza el 27 de mayo de 1840 a los 57 años de edad. Entre sus posesiones se encontraban siete violines Stradivarius, aunque su predilecto era un Guarneri del Gesù de 1742, que hoy está expuesto en el Palacio cívico de Génova.

       Sobre Paganini se crearon numerosas leyendas que él mismo se negó a desmentir, unas veces porque le divertían y otras porque estas mismas le hacían tal publicidad que siempre llenaba los teatros. Una de estas leyendas contaba que había hecho un pacto con el demonio. También se dijo que en su violín encerraba el alma de mujeres de hermosa voz, ... Esta fama demoníaca llegó hasta el lecho de muerte, cuando se negó a ser asistido por un sacerdote. Tras la muerte fue la Iglesia la que le negó sepultura en camposanto, por lo que el féretro que lo contenía deambuló de un lado a otro hasta que en 1845 la duquesa de Parma autorizó el enterramiento.

       Sus obras son como él mismo, brillantes y virtuosas, y dentro de lo que son, de buena factura técnica. Sus estilo causó sensación en Schumann y Liszt, que se apresuraron a emular en el piano las artes del violinista.

 
Centro de Información de Música Clásica 1998-1999. Prohibida Toda reproducción Total o parcial aún citando procedencia.
 
 
Volver a la página anterior